Focaccia con hierbas frescas, mozarella y tomate

8 Jun


¡Hola de nuevo! Hoy, por fin, subo la receta de este pan tan apañado. Últimamente he tirado mucho de esta receta para resolver cenas, aunque un buen pan se agradece también en desayunos y meriendas.

En este post podréis ver dos de las que hice recientemente, y aunque es una receta muy simple, requiere sus tiempos de reposo, así que necesitaréis hacer las cosas con antelación. En mi caso, al ser para cenar, empecé su preparación después de comer, para dejar que la masa leve tranquilamente y tenerla lista por la noche.

Hay diversas formas de elaborar este pan típico de Italia, pero para mi gusto, la mejor es esta, ya que se hace con un poolish o prefermento. La ventaja que tiene es que la masa adquiere más matices cuanto más “viejo” sea el prefermento y también porque la masa quedará con una textura y esponjosidad perfectas. 

Para esta receta los ingredientes son:

Para el poolish o prefermento:

250 gr de harina de fuerza

250ml de agua temperatura ambiente , os recomiendo utilizar agua mineral embotellada en vez del grifo.

2 cucharaditas pequeñas de levadura de panadero, preferiblemente la seca, os recomiendo la de Maizena.

Para la masa principal:

El prefermento ya hecho y reposado

300gr de harina de fuerza

200ml de agua (la cantidad de agua puede ser variable lo explicaré más abajo)

sal al gusto 

Hierbas aromáticas, las que más os gusten, yo las utilizo frescas de mi huerto y hago una mezcla de: Romero, orégano,tomillo y albahaca. Si no tenéis frescas podéis usar las típicas de bote que ya vienen secas, pero merece mucho la pena hacerlo con frescas

Tomates cherry y tomates normales

Mozarella fresca


Esta es la masa resultante del prefermento, generalmente en los panes el prefermento suele ser un 40% del total de la masa  final de nuestro pan. No tiene por qué ser exacto, porque cuando nos ponemos a amasar a veces las masas piden más harina o más agua, eso es algo que iremos viendo a medida que la elaboramos, es muy fácil de notar al tacto.

Para el prefermento mezclamos los ingredientes, harina y agua a partes iguales más la levadura de panadero. Como mínimo hay que dejar reposar la mezcla 2 horas, tapada y a temperatura ambiente. Es buena idea meter el bol en el horno apagado. 

Cuanto más tiempo esté reposando mejor, más burbujas sacará la masa y más esponjoso quedará el pan. Además la corteza quedará finita.

A más reposo, mejor pan.


Una vez que tenemos el prefermento, dentro del mismo bol, añadiremos la harina restante y la sal e iremos mezclando todo a mano, no merece la pena hacerlo con amasadora, porque se tarda muy poco y es una masa que no exige demasiada manipulación.

A medida que todo se vaya integrando iremos añadiendo el agua poco a poco y seguiremos mezclando hasta conseguir una masa que se despegue de las manos pero que a la vez sea blanda y un poco pegajosa, como lo que veis en la foto de arriba. Sobre todo notareis que es una masa húmeda pero que se maneja bien.

La sacamos del bol y en una superficie enharinada acabamos de amasarla hasta que quede lisa. Lo mejor es ir estirándola de atrás hacia delante.

Hacemos una bola con la masa, la metemos de nuevo en el bol, la tapamos y dejamos que leve durante otros dos horas, a veces con una hora es suficiente si vivís en una zona cálida. Veréis que dobla su tamaño.


Una vez que tenemos la masa final empieza lo divertido, darle forma y elegir los ingredientes que vamos a usar.


Después de trocear 2/3 de las hierbas frescas se mezclan con la masa.


A continuación la estiramos con un rodillo sobre papel vegetal de horno y realizamos unos cortes para ayudar a la cocción.


Después añadimos por encima el resto de hierbas y tomate cortado en rodajas. Esta que veis no lleva mozarella pero más abajo pondré las fotos de la que sí lleva.

Una vez decorada, la suelo dejar reposar tapada una media hora, si tenéis prisa con 10 minutos de horno a 50º calor arriba y abajo también sirve.

Precalentamos el horno a 180º sin aire calor arriba y abajo. 


Horneamos durante 20-25 minutos hasta que tenga un color dorado suave. Es importante no dorarla mucho para que no quede dura. Como podéis ver en el horno crece bastante, cosa que también depende de lo que estiréis la masa. Esta quedó bastante gordita 😋


Lo ideal es que quede una corteza finita y crujiente por fuera y una miga aireada y esponjosa por dentro.

A la hora de servirla, la cortamos en trozos aprovechando las hendiduras que le hicimos antes, y después la cortamos a la mitad como si fuese un bocadillo y la rellenamos de fiambres, quesos, pâté o lo que más apetezca en ese momento.

Al día siguiente estando fría hacemos lo mismo y la calentamos en un grill, queda deliciosa.

Y ahora os dejo las fotos de la versión con mozarella, a la que añadí también un chorrito de aceite de oliva y tomates cherry cortados a la mitad.


Esta versión quedó más finita, más estilo italiano 😆 pero igual de rica. Así que si tenéis tiempo no os perdáis el hacerla en casa, aunque en algún súper las venden ya hechas os aseguro que no tienen nada que ver con esto. ¡Si la hacéis fijo repetís!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: