Bizcocho en panificadora

7 Mar

  
Hola de nuevo, hoy traigo la receta de bizcocho que comenté en el post anterior. Tengo la panificadora hace unos cinco años aproximadamente, la de Lidl, y ya la tengo más que amortizada, solemos usarla semanalmente, el pan de molde lo hacemos en casa y aquí somos muy de tostada y Sandwich.

Afortunadamente el mundo panificadora va mucho más allá que el pan, podemos hacer mermeladas, bizcochos, arroz con leche, pasta fresca, diversas masas…y todo de una forma limpia y cómoda. Y si alguna vez os habéis preguntado si es un “cacharro” útil yo os digo que sí, y si tenéis ganas de una, no lo dudéis. De hecho creo que lidl la va a sacar de nuevo este mes, cuesta unos 50€ y es muy apañada.

Sobre todo a lo largo del tiempo es ir cogiendole el punto y modificando recetas a nuestro gusto.

Una de las recetas que más quebradero de cabeza me ha dado es el bizcocho. El manual trae receta, y no es que esté malo, pero para mi gusto queda muy mazacote, le falta esponjosidad y no tarda en ponerse duro.

En los bizcochos de horno solemos usar polvos de hornear, tipo Royal, pues después de muchos bizcochos puedo asegurar que con la panificadora no funcionan como debieran, no hacen que la masa leve al hornear. Así que había que cambiar de estrategia, y la solución fue usar gasificante. Podéis encontrarlo en mercadona, ya hablé de ello en el post de cómo hacer azúcar invertido, son unos sobres que vienen en pareja, unos son blancos y la otra mitad morados, no llegan a 50 céntimos de euro.

La receta es muy sencilla y admite variaciones, la he hecho con harina integral, o con una parte de harina de maíz, con azúcar de caña, cambiando los sabores…y siempre ha salido bien.

Ingredientes (medimos con una taza de 250ml) queda bastante grande pero podéis hacerlo con menos cantidad.

1 taza de leche

1/2 taza de aceite de oliva suave

3 huevos bien batidos

1 taza de azúcar 

Sabores: ralladura de limón, ralladura de naranja, canela en polvo, gengibre, vainilla, chocolate, lo que os apetezca

3 tazas de harina de trigo 

4 gasificantes (4 sobres blancos y otros 4 morados)
Ponemos en la cubeta de la panificadora primero los ingredientes líquidos, el azúcar, los huevos batidos y el sabor elegido. A continuación añadimos la harina mezclada previamente con el gasificante.

Cerramos la tapa y programamos 15 minutos de mezcla, en la mía es el programa de amasado de pasta. Cuando termina retiramos las palas y encendemos el programa horno de 1 hora tueste medio. La panificadora tiene programa bizcocho que también se puede hacer así, pero, en mi caso lo hago como indico para que no se me olvide quitar las palas, suelo irme de la cocina mientras la panificadora trabaja y se me olvida. Y si no queremos bizcocho con agujeracos, mejor quitar las palas.

Vais a ver qué que después del amasado a la masa le salen burbujas, señal de que el gasificante airea la masa correctamente.

  
Una hora después tendréis un bizcocho alto y esponjoso. Y con muy buena pinta. Recomiendo desmoldarlo cuando esté la cubeta templada, es más fácil que si lo dejamos enfriar. No he utilizado ningún tipo de desmoldante.

   
 
Ahí podéis ver tamaño de la rebanada y textura. Os lo recomiendo mucho porque no tiene nada que envidiar al bizcocho de horno, y además aguanta un montón de días intacto, aquí no suele durar mucho, pero en una ocasión tardamos una semana en terminarlo y estaba intacto, guardado en la campana de cristal.

Esta es la base, y como dije, admite variaciones sin problemas.

¡Buen provecho!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: