Kanelbröd, pan de canela sueco

16 Ago

   
¡Hola de nuevo! Después de un parón importante por motivos de salud, estoy intentando retomar la actividad bloggera poco a poco. Y tengo bastantes entradas pendientes, así que voy a empezar con una receta sueca basada en los rollos de canela, pero con formato trenza: el pan de canela o Kanelbröd.

  
  

Ingredientes: 

500 gr de harina de fuerza

100 gr de azúcar blanco

2 sobres de levadura seca de panadero, si queréis usarla fresca serían 25 gr, pero recomiendo mas la seca para esta masa

1/2 cucharadita de sal

250ml de leche

50 gr de mantequilla sin sal

Canela en polvo y cardamomo al gusto

Para el relleno: azúcar, mantequilla y canela también al gusto.

  
  

Elaboración:

Mezclar la harina con la levadura seca y añadir la leche tibia (no más de 37º C, si tenéis un termómetro tipo sonda es muy útil para no pasarse con la temperatura), se añade también la mantequilla en pomada, si usáis robot para mezclar la masa al principio es mejor usar velocidad baja e ir añadiendo los ingredientes a medida que se vaya integrando todo.

A continuación añadir a la masa el azúcar, la sal y el cardamomo, personalmente yo uso mucho porque nos encanta el sabor, si no lo habéis probado nunca, es mejor empezar con poco. El cardamomo en polvo podéis encontrarlo en tiendas Tiger en la sección de especias, es un cardamomo mas suave que el que yo utilizo, pero el mío lo traigo de Suecia y es bastante potente. Otra opción es comprar el cardamomo en semillas y molerlas con un molinillo de café para que quede en polvo, pero son semillas a las que hay que quitarles la piel y son muy duras, ¡indispensable molinillo!

Amasar la masa hasta que deje de ser pegajosa, con una amasadora deja de pegarse a los lados, sobre todo si cuando está todo integrado subimos la velocidad no tarda mucho tiempo en formase una bola consistente de masa. A mano se tarda más y estará lista cuando no se quede pegada a los dedos.

Tiene que quedar una masa consistente pero sin llegar a ser dura, como una plastilina blandita. Como cada harina es un mundo, mientras amasáis veréis si la masa pide más leche o más harina, pero paciencia, a veces parece que no va a quedar bien y solo es cuestión de seguir amasando.

Una vez preparada la masa, se tapa con un paño de algodón húmedo y se deja levar por lo menos 45 minutos. Para este tipo de masas es recomendable que la cocina tenga una temperatura tirando a cálida, de esa forma incluso en media hora la masa puede doblar su tamaño. 

   
   

Como podéis ver queda una masa aireada y blandita, pero manejable. A continuación hacemos una bola y estiramos en forma de rectángulo sobre una superficie enharinada o sobre un papel vegetal.

  

Preparamos la mezcla para el relleno, en cuanto a cantidades yo lo hago a ojo, pero son sobre unos 150gr de mantequilla fundida, a la que se añade azúcar y canela, formando un liquido espeso pero que se extiende fácil. El relleno es cuestión de gustos, yo le pongo cardamomo también porque me gusta que tenga un aroma y un sabor fuerte.

  

Con una brocha extendemos el relleno sobre el rectángulo de masa. Si os gusta mucho el dulce podéis espolvorear algo más de azúcar blanco sobre el relleno, que quedará más espeso.

   
     

Después enrollamos la masa con cuidado de que no se salga el relleno, recomiendo trabajar sobre papel vegetal porque a la hora de enrollar la masa la tarea es mucho más fácil y de esa forma no hay peligro de que se quede pegada la masa.

Una vez hecho el rollo, hacemos cortes verticales sin llegar al final. Y después vamos girando los trozos de masa así:

  

Una vez cortada la masa, volvemos a taparla con el paño húmedo y dejar levar de nuevo 30 minutos. Crecerá de nuevo pero sin llegar a doblar el tamaño como en el primer levado.

   
 
A continuación hay que pincelar la trenza con huevo batido y decorarlo con azúcar perlado, no es un azúcar que se encuentre fácilmente en el supermercado, pero algunas webs de repostería ya lo venden, algo caro, pero cunde bastante. No es indispensable, otra opción es mezclar azúcar blanco con un poquito de agua y hacer piedrecitas de azúcar como las del roscón de reyes.

Hornear a 200º C calor arriba y abajo, sin aire, durante 15 minutos aproximadamente, estará listo cuando esté dorado.
   
    

 Si queda una trenza gruesa, es normal que en algún punto se abra algún trozo, de esta forma también se ve parte del relleno, a mi me gusta porque también es más fácil cortarla después.

Aparte del formato en trenza, otra forma de hacerlo es metiendo directamente el rollo de masa es un molde rectangular de los que se usan para hacer pan de molde, da menos trabajo.

  
  

Una vez cortado queda así. Al ser una receta sin huevo en la masa, incluso se puede congelar, de todos modos aguanta un montón de días. Lo que si recomiendo es que antes de comerlo le deis un toque de microondas de 10 segundos, quedará como recién hecho: blando, esponjoso y muy aromático. Se puede comer en frío pero a mi me resulta algo insulso e incluso la textura me parece dura, sobre todo a medida que pasan los días.

Es una receta más fácil de lo que parece, pero es esencial usar una harina de fuerza buena,y se pueden hacer cambios como cambiar la canela por mermelada o por chocolate.

Y el olor que queda en casa es….¡mmmmm!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: