Scones

24 Sep

nikon 011

¿A qué sabe Inglaterra? A té…y a scones.

Me muero de envidia cuando veo en publicaciones o por la televisión a gente comiendo scones. Así que rebuscando entre los libros encontré una receta básica de scones. Rápida, facilísima y económica. Y lo bien que queda cuando alguien viene a casa y le decimos ¿te apetecen unos scones con el café? Y nos miran raro…pero son irresistibles. Si os gusta el pan, esta es vuestra receta.

La saqué de este libro que tengo ya hace algún tiempo, y básicamente lo compré por las fotos y porque si pone Londres, tiene que ser mío. A veces no hay que irse a libros de renombre para encontrar fantásticas recetas que siempre funcionan.

nikon 013

Pués bien, allá vamos. Lo primero, comentar que esta receta NO necesita amasadora. Es muy gratificante hacer todo a mano, no resulta cansado y la textura de la masa da gusto meter la mano. La clave de unos scones bien hechos es no abusar del amasado. Los ingredientes seguro que ya los tenéis en la despensa:

250 gramos de harina de trigo

1 cucharadita de levadura royal

1 cucharada de azúcar blanco

1 pizca de sal

55 gramos de mantequilla sin sal temperatura ambiente

150 ml de leche (se puede cambiar por buttermilk/suero de leche)

1 huevo batido para pincelar

Primero precalentamos el horno a 200 C calor arriba y abajo, sin ventilador.

Mezclamos la harina, el azúcar, la levadura, la sal y la mantequilla troceada, amasamos con la mano al menos durante unos 5 minutos, hasta que quede una textura como arenosa (a mí me recuerda a la dela almendra molida). Una vez que esté todo bien integrado, hacemos un hueco y añadimos la leche. Seguimos amasando a mano con calma, no es necesario hacer fuerza, iréis notando como los ingredientes se integran hasta que la masa ya no se pega a las manos. Si por algún motivo os queda muy pastosa se arregla añadiendo un poco de harina, pero sin pasarse. Si ocurre al contrario, basta con añadir un poco de leche para ablandar.

Tiene que quedar una masa que no se pegue, sobre una superficie enharinada, extender la masa a mano (nada de rodillos, esto es todo técnica). Cortar círculos de 4 a 6 centímetros, eso ya dependiendo del tamaño que queráis, pero no recomiendo hacerlos muy grandes, porque probablemente queden secos.

nikon 001

Yo los hice con un molde de acero de los de emplatar. Se colocan en la bandeja del horno, se pincelan con el huevo batido, y a hornear entre 12 y 14 minutos. Estarán listos cuando hayan subido y estén ligeramente dorados. Cuidado con no pasarse con el horno, se quedan secos fácilmente.

nikon 004

En caso de que os crezcan demasiado y se peguen unos a otros, hay que esperar a que se enfríen un poco para separarlos, así no se romperán.

Una vez horneados, es cuestion de abrirlos a la mitad cuando están templados y rellenarlos con lo que más os guste, combinan igual de bien con dulce o salado.

nikon 009

nikon 008

Yo los rellené con queso en crema y mermelada de manzana casera.

nikon 010

Pero se pueden comer con mantequilla (estilo británico), con todo tipo de quesos, embutidos, mermeladas…

Y esta es la textura con la que deberían quedar:

nikon 012

Así que ya teneis una receta que os puede arreglar un desayuno o merienda en menos de media hora!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: