Bagels for breakfast

23 Mar

20140323-134327.jpg

Aparte de un café recién hecho, el segundo mejor aroma a la hora de empezar la mañana es el olor a pan. Siempre me ha encantado tener en casa variedades de pan donde elegir para desayunar, aquí en España no es lo más común pero en otros países màs al norte o EEUU es lo típico tanto en las cafeterías como en las casas. Por eso hoy, os traigo uno de esos panes, que a mi me encantan, los bagels.

Se trata de un pan aparentemente similar a los donuts en la forma, pero con la textura de un pan blandito y esponjoso por dentro, recubierto de semillas, o sin ellas. Suelen cortarse a la mitad y rellenarse de cualquier tipo de queso, jamón, embutidos,salmón, lechuga…admiten de todo, hasta dulce.

Lo más curioso, es que la masa se debe hervir antes de hornearla, y sorprendentemente la masa no queda gomosa al final del proceso.

>

20140323-134448.jpg

Para prepararlos vamos a necesitar :
400 gramos de harina de fuerza

250 ml de agua templada
3 cucharadas de aceite, yo utilicé de oliva

3 cucharaditas de levadura de panadero seca, es el paquete azul de la foto, la marca es Bruggeman, es muy buena levadura y en comparación a marcas como maizena o Vahine sale mucho mejor de precio, el paquetito que veis no llega a 3 euros en carrefour, dura hasta un año una vez abierta,todo ventajas,recomendable 100%. Se puede usar levadura fresca, yo no soy muy partidaria porque el pan no se conserva tan bien y suele estropearse antes

1 cucharada de azúcar

1/2 cucharada de sal

Semillas de sésamo, se pueden usar de amapolas, de pipas, de calabaza, trocitos de frutos secos, etc.

1 huevo para pincelar

Se mezclan la harina y la levadura, con la sal, el azúcar. Se hace un hueco en el centro y se añaden el aceite y el agua. Tenemos varias opciones, yo utilicé la amasadora con el gancho unos diez minutos a potencia media y otros diez a potencia máxima hasta que se despegó todo de la cubeta y quedó una masa sin grumos, elástica y brillante, tipo chicle pero sin pegarse a las manos. Se puede amasar a mano pero requiere más tiempo y darle con fuerza. Otra opción es quien tenga panificadora lo haga en el programa de amasado. Para levar la masa lo mejor es meterla en un bol tapado, ya que el levado en panificadoras es muy forzado y la masa corre peligro de chafarse.

Esta es la levadura de cerca.

>

20140323-135539.jpg

Así tiene que quedar la masa.
>

20140323-135652.jpg

Hay que esperar a que doblé su tamaño, mínimo una hora, cuanto más cálido sea el sitio donde se deje antes levará. Para qué no se pegue al bol, podéis engrasarlo levemente con algo de aceite, incluso podéis poneros algo de aceite en las manos para manejar la masa sin que se pegue.

20140323-135838.jpg

Una vez levada la masa, la ponemos sobre una superficie de trabajo enharinada y con el puño cerrado la amasamos suavemente para que suelte el aire. Volvemos a taparla 10 minutos y volverá a subir. Cuando esto ocurra la dividimos en bolitas más o menos del mismo tamaño. Yo hice 6 grandes con estas cantidades, si queréis podéis hacer 9 más pequeños.
Colocamos las bolitas en una bandeja enharinada o con papel vegetal para que no se peguen, y formamos rosquillas metiendo el dedo en el centro de cada bolita y haciendo el agujero más grande, tened en cuenta que la masa volverá a subir después.

>

20140323-140218.jpg

Volvemos a tapar y dejamos reposar unos 20-30 minutos, se volverán a inflar. A continuación ponemos una olla con agua a calentar, cuando hierva bajamos la potencia del fuego a la mitad metemos los bagels y dejamos que se cocinen un par de minutos por cada lado. Consejo: echad los bagels con el papel de horno, se despegará sin esfuerzo y sin deformar el bagel. Al sacarlos del agua ponerlos sobre papel absorbente, que escurran el agua.

Se pone mientras tanto el horno a precalentar a 200° calor arriba y abajo. Si usáis aire a 180º.

Colocamos los bagels en la bandeja de horno, si en el paso anterior veis que se bajan, no hay problema, en el horno vuelven a subir. Pincelamos con huevo batido y echamos las semillas que hayamos elegido, o sin semillas, como más os guste.

Horneamos durante 25 minutos, o 30 en el caso de que los hagáis grandes. Veréis que están listos cuando estén dorados como los de la foto. Se sacan del horno y se dejan enfriar en una rejilla.

Lo ideal es comerlos en el mismo día, pero si no es así, se pueden guardar en una bolsa de tela para pan. Yo los tengo en una campana de cristal, para desayunar los corto a la mitad y los meto a la tostadora, y quedan ricos ricos, como recién hechos.

>

20140323-141013.jpg

No son difíciles de hacer, pero llevan su tiempo, como no puedo irme a NY a desayunar a diario, al menos puedo consolarme con estos bagels! Tengo el mes americano, y aprovechando la circunstancia acaba de venir una amiga de EEUU y me ha traído un libro maravilloso de recetas fáciles de cupcakes clásicos, en cuanto haga alguna receta os la pongo! Muchas gracias Luci!!!!

>

20140323-141629.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: