Panacotta…Italia en un mordisco

31 Jul

20130731-212856.jpg

Con este calor de verano, y esta morriña que entra de todos los lugares donde he osado poner mis pies para empaparme de gastronomía de todo tipo…pensé en Italia, en mi verano en la región de Piamonte donde vive parte de mi familia ( y donde gano una media de cinco kilos semanales de lo rico que está todo).

Piamonte es una región al Norte de Italia, rodeada de ciudades tan impresionantes con Milán, Novara o Turín. También con sus pequeños pueblos en zonas de llanura y con zonas verdes que a menudo me recordaban a Galicia.

Alimentos típicos como los cientos de quesos diferentes, de setas, de dulces…imposible no caer en la tentación de pasear a diario por sus mercados al aire libre donde se mezclan olores de alimentos frescos, de flores, de especias…y voces de mercaderes italianos intentando llamar la atención al grito de Tu sei bella!!!! 😊😄

Pero a lo que iba, ayer quería comer Italia, así que me dio por hacer panacotta, hacía años que no la cocinaba, con lo fácil que es. La última fue para una de mis tías en un ataque de añoranza italiana,pude hacerla feliz con este postre.

La panacotta es nata cocida, literalmente. Sencilla, como la buena cocina italiana de las mammas, que si algo saben los italianos es aprovechar cualquier situación para celebrar alrededor de una buena mesa. Parte de la magia de los sabores de Italia se basa en eso, huir de mezclas ostentosas y de ingredientes recargados que enmascaran los sabores genuínos de las cosas.

Este postre suele ser irse con algún coulís de fresa o frutos del bosque, o cubierta de caramelo líquido. La mía es de café.

20130731-214152.jpg

La preparación muy simple:

500 ml de nata para montar
500 ml de leche (sirve hasta la desnatada, yo hago proporción con la leche para que no quede tan contundente y ultra calórica, lo tradicional es sólo con nata)
Azúcar al gusto
Agar agar en polvo ( podéis usar gelatina neutra en polvo o en láminas, la típica de cola de pescado, siguiendo las proporciones que ponga la caja)
Una taza de café expresso, cuanto más cargado,mejor

Se pone a cocer la nata con la leche y el azúcar removiendo de vez en cuando hasta que hierva, guardar antes un poco de leche para diluir la gelatina.

Cuando este hirviendo añadir el café sin dejar de remover y la gelatina, seguir removiendo un par de minutos, ojo que no hierva tanto como para salirse del cazo.

Meter la mezcla en un molde, dejar enfriar y meter en la nevera para el dia siguiente.

Yo utilicé un molde fantástico de silicona que compré en Gallery House por el el módico precio de 9 euros. Me encanta la silicona en los artilugios de cocina, por higiene y por funcionalidad, desmolda todo de fábula. Aparte suelen ser cosas de colorines me parecen muy divertidos dan alegría a la cocina. Recordar comprar cosas en silicona aptas para lavavajillas, importantísimo, evitaréis abrir el lavaplatos y encontraros todo derretido.

Al desmoldar ya veis que se separa la nata de la leche y queda muy bonito, si sólo la hacéis de nata no ocurre eso, queda más como un flan de café. Por encima le puse sirope de chocolate y almendras crocanti…frío de la nevera está tremendo.

Espero os haya gustado, ya tenéis un postre muy fácil con el que siempre quedaréis bien. Acepta versiones light con nata ligera, leche desnatada y endulzantes tipo estevia, eso si, el resultado no es el mismo tampoco, pero está rico!

20130731-215256.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: